Anécdotas…de Moreno.

Estándar

]…Durante todo el viaje el candidato a seminarista temió ser asaltado y asesinado. Además de impresionarse con la desolación del paisaje, la impunidad del terreno y la fraternidad de los puesteros, hubo otro tipo de inconvenientes: las intensas lluvias anegaron los caminos y demoraron la galera; y el reumatismo que sufría lo obligó a permanecer postrado  dos semanas en Tucumán. La curación fue poco científica: derrotado por la alta temperatura corporal y con muchísima sed, tomó una tinaja para beber y, por falta de fuerza, se la volcó encima. A las pocas horas de ese singular baño, cesó la fiebre de quince días… [

]…Terrazas le daba ánimo para que no abandonara la carrera y fue aún más allá: en cierto momento Mariano volvió a enfermarse y el canónigo Matías permaneció a su lado horas y horas para cuidarlo como a un hijo. La curación volvió a ser curiosa: muerto de hambre, abandonó la dieta de convaleciente y engulló todo manjar prohibido por los médicos. Se sintió peor que nunca y creyó que se moría de una buena vez. Pocas horas más tarde, estaba curado por completo…[

                                                        Anécdotas de Mariano Moreno.

                                         “Romances turbulentos de la historia argentina”. Daniel Balmaceda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s