Archivo de la etiqueta: amor

Sobre el parecido entre las parejas…

Estándar

La idea es que las parejas románticas frecuentemente empatizan el uno con el otro y “comparten” sus estados emocionales. Y compartir las emociones significa que también comparten las mismas expresiones faciales, que pueden ser la verdadera clave de la similitud física incrementada. Es decir, moviendo sus músculos faciales de la misma manera con el tiempo, las parejas sentimentales puede llegar a tener el mismo patrón de arrugas alrededor de la boca y los ojos, entre otras cosas. Por supuesto, son posibles otras explicaciones. Por ejemplo, la mayor semejanza podría tener algo que ver con que reside en el mismo entorno, o con una dieta similar.
Fuente: the psycology of human sexuality.

El hilo de la vida.

Estándar

El pueblo japonés, que cultiva conocimientos milenarios y ha combinado sabiamente la energía de la vida moderna con la tradición de su pasado, conserva entre sus tesoros didácticos una antigua leyenda sobre la vida. Suelen contar que a todos los seres de este planeta nos han atado un hilo rojo a nuestro dedo meñique y, de este, se continúa el lazo hasta el corazón. Pero de nuestros corazones se desprenden otros hilos rojos que se atan a otros meñiques y de ellos, a cada uno de sus corazones. Y así hasta tener comunicados a todos por una cadena de energía que permite que, cuando necesitemos que alguien nos dé una mano, o nos entregue su corazón, solo tengamos que tirar de ese hilo rojo y ya.

 

Extraído de la revista “Selecciones”.

La seducción…

Estándar

…No es que el deseo sexual disminuya, sino que se abandonan las cosas que antes se hacían para estimular esas sensaciones…Es clave la fuerza de voluntad en las parejas que llevan mucho tiempo juntas. El decidir sentarse en el living, el regalarse cosas, el usar perfumes y ropa interior seductora, el tener conversaciones interesantes…Todo esto no viene solo, sino que se genera por una decisión.
Pilar Sordo.

La otra cara del amor.

Estándar

Una vez pensé esto sobre el amor, una vez creí que ya nada tenía sentido:

“El amor es un ingrato, que te eleva por un rato

y te desploma porque sí.

El amor es dos en uno

que al final no son ninguno

y se acostumbran a mentir”.

                                         R. Arjona.

Observar el amor.

Estándar

Podemos tener una vista 20/20, pero muy pocos nos molestamos en usarla.

Recibí una carta de una mujer que escribió : “no creo que mi esposo se haya tomado el trabajo de observarme durante los últimos 15 años. Casi no nos separamos, y sin embargo creo que podría entrar en la habitación desnuda sobre un caballo blanco, con el cabello en llamas y él seguiría mirando televisión o leyendo el periódico. No quiero decir que no me ama, sino que, simplemente, me convertí en la mujer invisible.”

Mientras enseñaba en mi Clase sobre el Amor, les pregunté a los estudiantes:

-Viven con sus madres desde hace 20 años. ¿De qué color son sus ojos?-Aunque parezca sorprendente, muy pocos pudieron contestar la pregunta con seguridad.

No observamos a nuestros niños mientras crecen. Mueren personas que amamos y unas semanas más tarde nos resulta muy difícil recordar sus rostros. 

Recuerdo una oportunidad en que di una conferencia a ciegos y gente que casi no podía ver. Cuando terminó, una de las participantes se me acercó y me preguntó si podía conocerme usando el “Braille”. Como sus ojos no podían ver, me investigó el rostro mediante movimientos suaves y cuidadosos de los dedos. Cuando terminó, sonrió dulcemente y dijo:-Qué hermoso!

Gran parte de la comunicación no es oral. Cuando las palabras engañan y la vista falla, es bueno recordar que podemos percibir el amor por medio de todos los sentidos.

                                                       “Reflexiones sobre el amor” L. Buscaglia.